«La discapacidad está en la mente no en el cuerpo», declara José Daniel Navarro aspirante a ser motivador de personas con discapacidad. 

José Daniel Navarro ha convivido por 39 años con paralisis cerebral, esta afecta la parte motora de su cuerpo y disminuye levemente su movilidad. Sin embargo hace cuatro años un suceso marco su vida: Navarro fue arrollado por una moto. El accidente le ocasionó fractura de la tibia y el peroné en su pierna izquierda, aumentando  las dificultades para la movilidad de sus extremidades inferiores.

En ese entonces cursaba el tercer semestre de Relaciones Públicas en el Instituto Universitario de Relaciones Públicas (Iuderp), y aunque le era difícil mantener su ritmo de vida, insistió en su sueño de convertirse en profesional.

Ayudado con su bastón asistió a clases y cumplió con sus labores académicas. «El accidente me cambió el patrón de marcha, pero mi límite es el cielo. No podía afincar bien el pie, pero seguía yendo a clases. Los profesores me apoyaron mucho. Cuando recibí mi título de Licenciado el auditorio estalló en aplausos, fue un momento maravilloso», recordó Navarro.

Navarro, quien ademas posee un título que lo acredita  como locutor y cursa un Diplomado de Ceremonia y Protocolo en la UCV, desea ser motivador de personas con condiciones congénitas o adquiridas. «Mi proyecto es convertirme en motivador de personas con discapacidad que piensan no tener oportunidades. La discapacidad está en la mente, no en el cuerpo. Quiero hacerles entender que todos tenemos derecho a la oportunidad de crecer», expreso Navarro.

Hoy en día, Navarro trabaja para erigir su propia fundación. Busca la asesoría de personas o instituciones que estén dispuesta a tenderle la mano para abordar esta causa social que beneficiara a aquellos con condiciones especiales.

1130 View